CIUDADES CIRCULARES: LA VIDA URBANA DEL FUTURO

El estudio  realizado por el BEI (Banco Europeo de Inversiones1) para apoyar a las ciudades en su transición hacia la Economía Circular, nos presenta “la ciudad” como el germen del cambio. La ciudad desde una concepción localista de regeneración de los procesos económicos lineales actuales hacia procesos circulares.

Las ciudades del futuro deberán ser circulares. El sistema lineal actual está agotando el planeta de recursos, aunque nos sea difícil verlo desde la burbuja de nuestra vida cotidiana. La presión sobre las materias primas dejará el planeta exhausto, degradando los ecosistemas y arruinando el capital natural y todo ello sin que entremos a tratar los efectos del Cambio Climático.

¿Por qué una Economía Circular?

El aumento rápido de la población mundial, que puede llegar a los 9.000 millones de habitantes dentro de 20 años, unido a la prosperidad de aquellos países en vías de desarrollo (países del Sudeste Asiático, África y América Latina), que crecen y prosperan por encima de la media mundial gracias a la explotación de recursos naturales y humanos, provoca un aumento del consumo y por ende de extracción de materiales finitos, llevando al planeta al colapso de la insostenibilidad.

La transición a una Economía Circular no solo se debe realizar para conservar los ya escasos recursos naturales de nuestros ecosistemas, sino también para reducir los impactos ambientales y las consecuencias del Cambio Climático y generar resiliencia hacia situaciones de emergencia.

¿Qué problemas enfrentan hoy las ciudades?

A escala global las ciudades representan el 1% del área terrestre. Contienen el 55% de los hogares de la población mundial (En Europa casi el 75%). Para el 2050, la población mundial que residirá en las ciudades será de un 70% a escala global y en Europa se prevé el 85%.

Las ciudades generan alrededor del 85% del PIB mundial y al hacerlo consumen el 70% de los recursos y el 70% de la energía generada. Además emiten el 70% de gases de efecto invernadero, generando el 50% de todos los residuos.

Las ciudades desperdician activos y recursos, servicios públicos, espacio y tiempo.

Por ejemplo: un coche permanece estacionado de promedio el 90% del tiempo, el 30% de la comida se tira y las oficinas están ocupadas un promedio de 35-50% del tiempo, el resto del tiempo están vacías.

Las ciudades lineales no son sostenibles y deben prepararse para el cambio.

   Ejemplos de pérdidas y externalidades en las actuales ciudades lineales

Edificios: vive 55% población y genera 85% de PIB

Consume: 70% de los recursos y el 70% de toda la Energía

Desecha: recursos, energía y agua

Infrautiliza: activos, productos, bienes, espacio, tiempo

Ineficiencia: transporte, tráfico, congestión

Padece: contaminación, ruidos, desequilibrios, desnaturalización

Emite: el 70% de gases de efectos invernadero (GEI)

 

¿Por qué son relevantes las ciudades en la transición a una Economía Circular?

Las ciudades presentan tal densidad y concentración de negocios productivos y de ciudadanos consumidores que generan materiales y recursos que fluyen con un gran potencial circular. Muchas ciudades tienen tal envergadura, que por un lado les permite tomar decisiones rápidas para construir  o crear negocios, y la autonomía de crear reglamentos e incentivos, y por otro lado, establecer servicios y funciones que sigan modelos de negocios circulares. Además, las ciudades poseen infraestructuras, servicios y logísticas con potencial circular.

Lo más relevante es que las ciudades tienen administraciones que pueden liderar, definir y comunicar una visión circular, que definan una estrategia circular y empleen principios circulares y todo ello para crear un buen marco de referencia  para la transición circular. Para eliminar barreras, de aceptación cultural, de financiación económica, etc. Para terminar, las ciudades deberían tener la habilidad de proporcionar bienestar y promover la cultura de la colaboración entre todos las partes interesadas.

En resumen, la ciudad circular no es la suma de sus actividades circulares. Debe también darse cuenta y explotar su potencial de ser el germen del desarrollo circular y usar las herramientas de gobierno como palancas activadoras para el cambio hacia la circularidad.

 

 

¿Cómo serán las ciudades circulares del mañana?

1Las ciudades tendrán construcciones modulares y flexibles diseñadas para reutilizar de forma efectiva, para desmontar y no demoler, lo cual facilitará el reúso y el reciclaje. Usaran energía renovable, de producción local (sea solar, viento o de recursos secundarios locales en la medida de lo posible.

2-Los ciudadanos usaran un sistema de movilidad compartido, limpio y efectivo y hasta donde la automatización sea posible compartiendo servicios y/o bajo demanda.

3Una bio-economía urbana local que asegurara que todos los desechos orgánicos y subproductos sean recuperados y usados como materia prima para nutrientes o recuperación química, como residuos usados para la generación de energía o bien como compostable.

4Las granjas urbanas reciclaran desechos orgánicos y subproductos, reutilizaran el agua y producirán verduras para el mercado local. La generación de residuos y aguas residuales se minimizará, con un valor máximo de recuperación y los que no se puedan recuperar volverán a la tierra en forma de fertilizantes o compostables para los huertos urbanos.

5-La producción y el consumo se localizaran en la medida de lo posible, con productos y materiales locales, formando bucles de retorno y recuperación de residuos.

6-Las empresas se ubicaran en grupos industriales y coincidirán para facilitar y habilitar la simbiosis industrial donde residuos, subproductos/calor y aguas generados por una compañía puedan ser utilizados por otra, ahorrando costos de materia prima para una empresa y costes de gestión de residuos para otra empresa.

7-Las compañías de transporte aumentaran la eficiencia de sus operaciones al formar parte del bucle de devolución de reservas logísticas y devolución de productos de reutilización, reparación y remanufactura de productos y reciclaje de materiales.

8Los laboratorios de pruebas circulares, talleres de reparación y centros de intercambio estarán disponibles en toda la ciudad para permitir y ofrecer a los ciudadanos y también a empresarios a probar y practicar los nuevos métodos circulares y de modelos de negocio.

9Las herramientas digitales facilitarán el seguimiento de activos/materiales, y los intercambios de productos/materiales/servicios, facilitarán compartir aplicaciones, simbiosis industrial y monitorización del progreso circular.

En definitiva, las ciudades circulares serán regenerativas, resistentes y resilientes a la disminución de suministros y al Cambio Climático. También serán ciudades más humanas y habitables.

Fuentes:

“The 15 Circular steps for cities”. European Investment Bank (1). Autor: Jonas Byström, EIB. Decembre, 2018.

“La Economía Circular y las cuatro barreras que debe superar”. Albert Vilariño. Compromisoempresarial.com. 2016.
(1) The European Investment Bank: El banco europeo de inversión es el mayor prestamista multilateral del mundo. Un banco de propiedad solamente y representante de los intereses de los países de la unión europea. El EIB  financia el crecimiento de Europa. Después de 6 décadas el banco ha respaldado start-ups como Skype y esquemas parecidos al puente Oresum de Dinamarca. Su sede se encuentra en Luxemburgo y el EIB Group incluye el European  Investment Fund, especialista financiero de pequeñas y medianas empresas.
Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar