CAMBIO CLIMÁTICO Y SALUD

La medición de los efectos sanitarios del Cambio Climático sólo puede hacerse de forma aproximada (OMS, 2018). No obstante, en una evaluación llevada a cabo por la OMS que tiene en cuenta sólo algunas de las posibles repercusiones sanitarias, y que asume un crecimiento económico y progresos sanitarios continuados, se concluyó que según las previsiones, el cambio climático causará importantes defunciones adicionales por exposición de personas ancianas al calor, por diarrea, paludismo y desnutrición infantil.

“El Informe Global de Financiación de la Salud 2018”, resalta que los gastos en salud en el mundo aumentan rápidamente, en particular en aquellos países con rentas bajas o intermedias, donde el aumento es de un 6% por año como promedio gracias a la financiación pública, contra el 4% de aumento en países con rentas altas. (OMS, 2018).

Sabemos que la utilización y consumo de combustibles fósiles en la industria, en el transporte, así como en actividades humanas, ha liberado tales cantidades de CO2 y de otros gases de efecto invernadero suficientes como para retener más calor en las capas inferiores de la atmosfera, de tal forma que ha alterado el clima mundial.

En los últimos 130 años el mundo se ha calentado aproximadamente 0,85ºC y en los últimos 30 años cada década ha sido más cálida que cualquier década precedente desde 1850 según datos del IPCC (1).

Repercusiones sobre la salud

Los efectos globales para la salud del Cambio Climático serán probablemente muy negativos. Las repercusiones pueden ser Directas e Indirectas.

Las repercusiones Directas, serán como respuesta a los cambios en los patrones del clima como la temperatura, la humedad, las precipitaciones y eventos extremos además de la propia contaminación.

Las repercusiones Indirectas están asociadas a cambios en el agua, el aire, la alimentación y en los ecosistemas. Las enfermedades de transmisión vectorial, transmisión hídrica y aquellas enfermedades cuyos patógenos son sensibles al clima, también sufrirán aumentos importantes.

El clima: las temperaturas extremas (calor y frio extremo) influirán directamente sobre enfermedades cardiovasculares y respiratorias además de trastornos por estrés climático.

El aire: Las altas temperaturas provocan el aumento de ozono y otros contaminantes en el aire que agravaran más las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, además el aumento del polen y otros alérgenos provocarán reagudizaciones en trastornos por asma. La contaminación atmosférica afecta a la calidad del aire que se respira provocando trastornos en vías respiratorias en personas sanas y el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas crónicas.

El agua: La creciente variabilidad de las precipitaciones afectará el suministro de agua dulce. Su escasez pondrá en peligro la higiene así como el aumento de enfermedades diarreicas.

En casos extremos la sequía continuada afectará la producción de alimentos básicos provocando malnutrición y desnutrición. Se estima que a finales del siglo XXI el cambio climático aumente la frecuencia e intensidad de las sequias a nivel mundial según datos del IPCC (1).

En otras regiones del planeta las inundaciones y las precipitaciones extremas contaminarán las fuentes de agua dulce, incrementando el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua y dando lugar a criaderos de insectos portadores de enfermedades como los mosquitos.

Los alimentos: El aumento de las temperaturas y la variabilidad de las lluvias reducirán probablemente la producción de alimentos básicos en muchas regiones del mundo, aumentando la prevalencia de malnutrición y desnutrición, sobre todo en las regiones más pobres.

Infecciones: Las condiciones climáticas tienen gran influencia en las enfermedades transmitidas por el agua o por insectos como el paludismo, la malaria o el dengue. Es probable que se prolonguen  las estaciones de transmisión de enfermedades transmitidas por vectores causantes de estas enfermedades y alteren su distribución geográfica.

El Cambio Climático influirá en la prolongación de estas situaciones extremas de sequias e inundaciones además los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más intensos y frecuentes (1). El número de desastres naturales a nivel mundial relacionados con la meteorología se ha más que triplicado desde los años sesenta.

Quienes están en riesgo

Todas las poblaciones se verán afectadas por el cambio climático aunque algunas regiones del mundo son más vulnerables como los estados o regiones costeras e insulares en desarrollo, las megalópolis, las regiones montañosas y regiones polares. El aumento del nivel del mar y unos eventos meteorológicos cada  vez más intensos destruirán hogares, servicios médicos y otros servicios esenciales. Más de la mitad de la población mundial vive a menos de 60 km. del mar. Muchas personas pueden verse obligadas  a desplazarse con el consiguiente fenómeno de la migración climática.

Los niños y las personas mayores así como personas con déficits nutricionales, inmunitarios o con enfermedades, serán las más vulnerables y más aún en aquellas regiones con infraestructuras sanitarias deficientes y países en desarrollo.

Respuesta de la OMS

La Asamblea Mundial de la Salud aprobó un nuevo plan de trabajo de la OMS en materia de Cambio Climático y Salud. Dicho plan incluye los aspectos siguientes:

Alianzas: coordinarse con otras organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y velar por que la salud esté representada adecuadamente en la agenda sobre cambio Climático.

Concienciación: proporcionar y difundir información sobre las amenazas que plantea el cambio climático para la salud humana y las oportunidades de fomentar la salud reduciendo las emisiones de carbono.

Ciencia y datos probatorios: coordinar las revisiones de la evidencia científica existente sobre la relación entre el cambio climático y la salud, y elaborar una agenda de investigación mundial.

Apoyo a la puesta en práctica de la respuesta de salud pública al cambio climático: ayudar a los países a crear capacidad para reducir la vulnerabilidad de la salud al cambio climático.

Fuente: OMS (febrero de 2018)

(1) IPCC: Intergovernmental Panel on Climate Change.

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar