LO URGENTE Y LO IMPORTANTE

Hoy supone un reto para la humanidad el calentamiento de la atmósfera, este efecto invernadero que despliega sus consecuencias en el denominado Cambio Climático. La evidencia científica es irrefutable y responsabiliza a la acción humana de esta situación, por su uso desmesurado de energías fósiles, convirtiendo nuestro crecimiento y progreso en nuestra propia tumba.

El Club de Roma hace ya más de 50 años advertía que la industrialización global y el continuo aumento de la población mundial tendrían efectos negativos con consecuencias para la vida y la conservación de los ecosistemas naturales.

A día de hoy, Sir Nicholas Stern declara que “Los próximos 20 años serán los más críticos en la historia de la humanidad”.

No tenemos demasiados años dada la magnitud del problema, sabemos que los efectos actuales del Cambio Climático son irreversibles, las medidas que se tomen significarán no agravar más esta situación.

Por ello tomar medidas para no agravar el Cambio Climático es ahora urgente.

Es urgente dejar de utilizar energías de origen fósil y reemplazarlas por energías renovables. En definitiva, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero no sólo mediante la movilidad eléctrica sino en todo el entramado industrial que funciona con petróleo, gas natural o carbón. Incluso las calefacciones domésticas y de edificios deben reemplazarse por energías sin emisiones de gases.

Es urgente la captura de carbono, pero de forma natural, no artificial (captura de CO2 con inyección en formaciones geológicas). La forma natural de capturar carbono es mediante la plantación de árboles, la creación de más masa boscosa. Así lo expresan en un documento más de 15.000 científicos en Alliance of World Scientist. Concretamente en la zona mediterránea, la conveniencia de plantar especies de árboles mezcladas para reducir el impacto de las sequías y con actividades preventivas de gestión, preparación y restauración de la vegetación para evitar incendios durante las épocas de calor.

Es urgente salvaguardar los ecosistemas naturales, protegiendo los hábitats terrestres, marinos, de agua dulce (evitando la eutrofización del agua dulce por el uso intensivo de fósforo y nitrógeno) y  evitar la pérdida de biodiversidad.

Es urgente impulsar la investigación y el análisis científico en materia de población para determinar el volumen de población sostenible para el planeta. Aumentar los recursos en materia de educación reproductiva y planificación familiar  tiene a día de hoy una importancia capital y sobre todo en aquellos países sin control de la natalidad.

Por ello, los gobiernos, las instituciones, deben poner empeño en materializar estas soluciones, que por supuesto están documentadas y publicadas por científicos y que además es un imperativo moral hacia las futuras generaciones.

Con una población mundial de 7.600 millones de personas y con un horizonte de más de 9.000 millones para dentro de 30 años, los recursos naturales del planeta serán del todo insuficientes. El modelo actual lineal de producir, usar y tirar, es a día de hoy insostenible.

Es importante desvincular el crecimiento económico del uso de recursos naturales. La Economía Circular promueve prolongar la vida útil de materiales, sustancias, productos y mantener su valor durante el mayor tiempo posible dentro del sistema económico.

Es importante terminar de una vez con la obsolescencia programada de productos, materiales, maquinarias, herramientas, etc.

Es importante abordar el uso del agua como un bien finito, mediante el uso racional, la reutilización y depuración.

Es importante utilizar los residuos como generadores de nuevos materiales. La biorefinería, la impresión en 3D con bioplásticos, los residuos alimentarios en compostaje. La reutilización de la madera, el vidrio, el cemento, el acero.

Es importante modificar hábitos de consumo en textiles, muebles, objetos domésticos, de oficina, etc., mediante un servicio post uso de los propios fabricantes y también creando mercados de intercambio o de compra-venta.

Es importante dejar de fabricar los plásticos actuales que con una vida media de 400 años, están contaminando los océanos y complicando la subsistencia de la vida marina.

Sabemos que todo cambio de paradigma requiere tiempo y anular barreras al cambio requiere negociaciones, pactos, acuerdos y mucha voluntad de cambio. No es fácil, pues la historia nos ha enseñado que toda transformación social y económica ha necesitado años para implantarse.

 

La demora en la transformación de la economía lineal a la Economía Circular no debe hacernos perder la oportunidad de crear las condiciones para afrontar con resiliencia el Cambio Climático.

La Economía Circular es Importante pero hacer frente al Cambio Climático es Urgente.

Editorial Equipo Alma

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar